Diseño y construcción de las Torres Petronas

-> Read in english

En 1991, las autoridades locales de Kuala Lumpur, decidieron dotar a la ciudad de un distrito de negocios, que fuese la imagen de una ciudad moderna y por supuesto mostrase al mundo la pujanza de la, por aquel entonces, emergente economía malaya. La construcción estrella de aquel centro de negocios serían unas torres gemelas distintivas y únicas para la ciudad.

Para ello se seleccionaron los terrenos del antiguo club de campo de la ciudad y se convocó un concurso internacional por invitación, en el que participaron 8 estudios de arquitectura diferentes. El diseño ganador fué el creado por Cesar Pelli.
Torres Petronas, Kuala Lumpur
Copyright (c) Pelli Clarke Pelli Architects

Pelli propuso un 2 torres gemelas de 88 plantas y 427 metros de altura, unidas mediante un puente a media altura, en la planta 44. La planta de los edificios, de tamaño gradualmente decreciente en la parte superior, está basada en un motivo muy tradicional en la cultura islámica, una estrella de 12 picos. La construcción de las torres comenzó en 1994.

En un principio las torres no fueron pensadas para convertirse en las mas altas del mundo, ya que en un primer momento la altura máxima del pináculo era 16 metros menor que la de la Torre Sears. Con la torre ya en construcción, los promotores de la obra plantearon a Pelli la idea de incrementar su altura en lo posible. El equipo de arquitectura se puso manos a la obra para estirarlas lo mínimo pero lo suficiente para sobrepasar a la Torre Sears en altura estructural total. Para ello fué necesario recalcular algunos aspectos estructurales y volver a someter las torres al tunel de viento.

La solución adoptada fué no aumentar el número de plantas y añadir a las torres una pequeña cúpula y un pináculo integrado en la estructura misma de la torre, alcanzando la altura actual: 452 metros. Con ello se conseguía, a medias, el propósito de superar a la Torre Sears de Chicago, la cual seguiría conservando el record de altura hasta la ultima planta. Este tema ha generado algunas polémicas desde la finalización de las Petronás, en el año 1998, hasta que finalmente el edificio Taipei 101 se ha hecho con el record de altura superando tanto a las torres de Kuala Lumpur como a la de Chicago.

Uno de los principales problemas con los que topó la construcción de estas torres fué la irregularidad del asiento del terreno rocoso sobre el que estaba previsto situarlas, lo cual provocó que se cambiase la localización original por otra situada a 60 metros, mas adecuada según los ingenieros de estructuras.

Las torres descansan sobre una losa de hormigón, que a su vez está situada sobre un “bosque” subterraneo de pilares de hormigón y acero. La estructura se basa en un núcleo y pilares de hormigón. La estructura metálica fué desechada debido a la poca disposición de los constructores malayos a trabajar con estructura de acero, así como a la necesidad de minimizar vibraciones en las partes superiores de las torres.

Section
Construction La construcción de las torres se desarrolló de manera relativamente rápida, gracias en parte a la decisión de los promotores de otorgar los contratos de construcción de cada una de las torres a diferentes compañías, las cuales desarrollaron una gran competitividad para terminar su respectiva torre, debido al beneficio en imagen y marketing que ello podría reportarles.

Uno de los elementos mas significativos y a la vez problemáticos en la construcción fué el puente que une ambas torres a la altura de la planta 44. Dicho puente consta de 2 alturas y permite la distribución del tránsito entre los diferentes equipamientos (despachos, salas de reuniones, comedores, etc…), así como una via alternativa de escape en caso de incendio en alguna de las torres.

El diseño estructural del puente tenía la dificultad de tener que acomodar la posible diferencia de movimientos y asentamientos entre una y otra torre. Esta dificultad fué solucionada uniendo el puente a cada torre mediante tres apoyos dispuestos en forma de V invertida, que permiten que el puente se mantenga equidistante a las dos torres en cualquier caso.

Dicho puente además de su funcionalidad, tiene la misión de crear un espacio entre las torres que simboliza una puerta hacia el infinito del cielo.