Torre Sacyr-Vallehermoso, Madrid

Fué la última torre en adjudicarse en el complejo Madrid Arena. El solar era, tras el acuerdo con el Real Madrid, propiedad del ayuntamiento, que convocó un concurso para otorgar los terrenos a la mejor oferta económica, inmobiliaria y arquitectónica. De aquel concurso salió vencedora la empresa Vallehermoso (posteriormente comprada por Sacyr) y su proyecto diseñado por los arquitectos Rubio Carvajal & Alvarez-Sala, que se convertían en el único estudio español presente en el complejo financiero.

Mientras que el resto de torres han sido firmadas por arquitectos foráneos, que a su vez han recurrido a estudios españoles para el dia a dia del proyecto, la torre Sacyr-Vallehermoso ha contado con la ventaja de la cercanía de sus arquitectos, lo cual dá como resultado una torre tremendamente trabajada y optimizada, y con mucha calidad arquitectónica.

Si bien el concepto del edificio sigue siendo el mismo, el proyecto ha evolucionado desde la primera idea de los arquitectos. En un primer momento, la idea era que el edificio estuviese artículado con 3 nucleos de ascensores exocéntricos y atrio central que recorría el edificio de arriba a abajo, quedando este como un gran tubo.

Torre Sacyr-Vallehermoso, Madrid

En un siguiente paso se redefine dicho concepto, pasando los nucleos al centro del edificio y desapareciendo el atrio central.

Esta modificación provoca también cambios en la base del edificio, en la cual podría haber ido situada una pequeña plaza de uso público encajada entre las 3 patas (los núcleos). En ese espacio además se situaría un enorme péndulo de Foucault, conformando un espacio realmente espectacular, si bien finalmente tanto la plaza como el péndulo han quedado descartados de forma definitiva del proyecto.

La fachada del edificio también evolucionó durante la fase de diseño, pasando de ser totalmente de vidrio a ser una combinación de vidrios y paneles metálicos curvos, aunque de apariencia similar entre si.

La altura del edificio también ha aumentado ligeramente desde los 215 metros iniciales a los 236 metros que finalmente alzará la torre.

Se trata de un proyecto tremendamente espectacular y de enorme calidad. Esta torre seguramente sea la gran sorpresa de todo el complejo una vez construida, convirtiendose en la favorita de mucha gente.

Renders y bocetos del aspecto final de la torre:

Atardecer Entrada a la torre Detalle de la fachada Torre Sacyr-Vallehermoso