El puente del Alamillo, Sevilla

Foto © Glauka

El puente del Alamillo, diseñado por Santiago Calatrava y construido con motivo de la Exposición Universal de Sevilla, se convirtió en su dia en una de las obras más emblemáticas de la capital andaluza, así como en el primer puente atirantado sustentado unicamente en un pilón inclinado.

El proyecto era en su concepción inicial mucho más espectacular, contando con otro puente gemelo, con el pilón inclinado a la inversa, al otro lado de la isla de la Cartuja. Finalmente solo se realizó uno de los puentes por problemas económicos.

Puente del alamillo SevillaPor sus peculiaridades estructurales, la construcción de dicho puente dió lugar a una serie de retos sin precedentes, así como a unos costes mucho mayores que en un puente atirantado común.

Tiene una longitud total de 250 metros, salvando un vano central de 200 metros. El pilón de sustentación, inclinado en 58º, tiene una altura de 142 metros. Está construido en acero rellenado con hormigón. En él se sujetan los 26 cables de acero (dispuestos en pares), que sostienen el tablero del puente.

El hecho de que la sustentación del puente se lleve a cabo mediante la inclinación del pilón, sin cables opuestos (tirantes de retenida), es lo que convirtió en su dia en único a este puente. Este hecho además condiciona otros aspectos como el mayor canto requerido para el tablero del puente.

El tablero consta de una estructura metalica, con un cajón central de forma hexagonal donde se encuentran los anclajes activos de los tirantes. A ambos lados de este cajón sobresalen unos soportes metálicos sobre los que apoya el tablero de hormigón del puente.

La parte superior del pilón inclinado está concebida para albergar un mirador, si bien no se encuentra abierto al público.