La estación fantasma de Chamberí (Metro de Madrid)

Cuando se creó el Metro de Madrid, la primera de las lineas inauguradas (entre Cuatro Caminos y Sol) contaba con una estación situada entre Bilbao y Martinez Campos (hoy Iglesia), la estación de Chamberí. Dicha estación distaba tan solo 22o metros de la estación de Iglesia, así que en el año 1966, aprovechando las obras llevadas a cabo en toda la linea 1 para alargar los andenes y ampliar la capacidad, se clausuró.

La estación fué clausurada un 21 de Mayo. Ese dia se tapiaron los accesos y se dejó de usar, quedando detenida en el tiempo, como una foto del momento de su cierre. La estación quedó tal cual, con las papeleras sin vaciar, billetes usados por el suelo, publicidad en las carteleras… incluso la merienda olvidada por un empleado del metro en una de las garitas de despacho de billetes.

Y así ha permanecido hasta el dia de hoy. Bueno, no exactamente. La estación había permanecido intacta desde el año 1966, pero en el verano de 2003, una pandilla de grafiteros se adentró en la estación (supongo que andando por el tunel desde la estación de Iglesia), causando graves destrozos a ese trozo de historia de la ciudad detenido en el tiempo. Los vándalos destrozaron los cristales que quedaban, quemaron cartelería publicitaria de la época, y llenaron todo con sus “interesantes” grafittis y firmas. Esta no ha sido la única visita que ha recibido la estación durante su abandono, pero si que ha sido la mas destructiva.

El ayuntamiento de Madrid ya tenía por aquel entonces planes para convertir la estación (junto con la sala de turbinas de la estación de Pacífico) en un espacio visitable. Los planes siguen adelante, aunque seguro que después del destrozo las labores de restauración serán muchísimo mas costosas y no se llegará a recuperar todo el material.

Cuando uno viaja en la linea 1 del metro de Madrid, es habitual ver a algunas personas acercarse al cristal, con las manos colocadas junto a los ojos para evitar los reflejos, al pasar entre las estaciones de Bilbao e Iglesia. Durante unos segundos puede verse la estación abandonada, con su aspecto fantasmagórico.

Como anecdota, cuando se construyó la estación se descubrió un enterramiento de monjes que había quedado oculto cuando se derrumbó su convento (Convento de la Merced) en el siglo XIX. Los operarios de las obras, al no saber que hacer con los restos aparecidos, los enterraron en uno de los andenes de la estación. Esta historia alimenta hoy en dia muchas leyendas sobre sucesos extraños en la estación abandonada.

A dia de hoy se dispone de poco material fotográfico. Esta es la única foto que he podido encontrar, en la que se puede ver la taquilla en la entrada de la estación: