La Operación Chamartín (a.k.a. La historia interminable)

Actualización 2008/12/23
Operación Chamartín

Se trata de una compleja operación urbanística en la ciudad de Madrid, que tiene como fin integrar en la ciudad los terrenos aledaños a la estación de Chamartín, así como cubrir la herida urbana que supone el mar de vias próximo a la estación. Fué diseñada a mediados de los 90, aunque los cambios en los gobiernos de las instituciones implicadas (estado, autonomía y ayuntamiento) han dilatado la operación, de modo que a dia de hoy aún sigue bloqueada.

Dicha operación tiene un ámbito de actuación de 3,2 millones de metros cuadrados, que quedan ubicados en una zona que en el futuro gozará de un grán protagonismo económico en la ciudad, debido principalmente al nuevo centro de negocios en construcción actualmente en la antigua ciudad deportiva del Real Madrid.

Desde su concepción ha sufrido multiples cambios intentando satisfacer a todas las partes implicadas en su desarrollo. A pesar de ser diseñada por el ultimo gobierno de Felipe Gonzalez, esta operación sufrió sus mayores modificaciones a lo largo de los 8 años de gobierno popular. De hecho en marzo de 2004 todo estaba preparado para aprobar el plan parcial por parte del ayuntamiento, que daría el comienzo de la operación, pero el cambio de gobierno paralizó de nuevo la operación. En dicho último plan se había decidido dotar a la zona de una edificabilidad de 1,05 m/m2, llevando a cabo la prolongacón de la castellana en 2,5 kilómetros, remodelando la estación de Chamartín y construyendo 12 rascacielos.

La aprobación de dicho plan fué pospuesta a petición del ayuntamiento para comprobar si el nuevo ejecutivo nacional estaba de acuerdo… sobra decir que al nuevo ministerio de Fomento le faltó tiempo para bloquear la operación. El ministerio pretende que se construyan más viviendas de protección oficial en dicha zona (zona de negocios de la ciudad), pero no está dispuesto a sufragarlas con lo que pretende una de las siguientes dos situaciones:

– que se construyan en los terrenos de la operación pertenecientes a ayuntamiento y comunidad, dejando estos de percibir el dinero con el que posteriormente tienen que sufragar las infraestructuras de transporte en la zona.

– o bien que se aumente al edificabilidad en torno a 2,5 o 3 m/m2, permitiendo así construir mucho más en sus terrenos y poder aumentar el volumen de vivienda pública sin perder ingresos (con los que se pretende sufragar la remodelación de la estación de Chamartín).

Aunque pueda parecer una operación compleja, las soluciones son factibles, si bien por parte de la administración estatal se dilatan los tiempos, lo cual ha provocado entre otras cosas que se retrase la remodelación del nudo norte de la M30, que en principio estaba incluida en la reforma que actualmente se está llevando a cabo. El ayuntamiento ha supeditado dicha reforma a que comience la operación Chamartín, con el fin de realizar todas las obras en la zona de forma simultánea, evitando así un mayor periodo de molestias a los usuarios de dicha zona.

A dia de hoy las cosas siguen tan paradas como siempre. El ministerio sigue sin pronunciarse, dilatando el plazo inicial para estudiar soluciones que ellos mismos propusieron (1 més) a casi dos años. Mientras tanto, la estación de Chamartín pide a gritos una remodelación y la ciudad sigue sufriendo esa enorme “frontera” entre Pio XII y la Castellana que son las vias ferroviarias sin cubrir.

¿Cuanto más habrá que esperar?

Imágenes de las propuestas anteriores, aunque debido a los cambios que se deberán producir para poder alcanzar un acuerdo entre administraciones probablemente ninguna se acerque demasiado a lo que finalmente se hará: