Parkings robotizados

robotic parking robotizado
© Wöhr

Los parkings automatizados no son nada nuevo, si bien este concepto de parking está actualmente en auge, especialmente en Japón, Alemania y Estados Unidos. En España de momento se harán esperar algo más aunque ya existe uno desde hace algún tiempo en Barcelona (Las Ramblas), otro en Vigo (Club nautico) y actualmente se está construyendo otro en Madrid (Calle Huertas).

Basicamente su funcionamiento se puede resumir de la siguiente forma:

1. El coche es depositado por su conductor sobre una especie de palet metálico móvil.

2. El palet es recogido por el sistema de transporte robotizado que moverá el coche por el interior del parking. Dicho sistema de transporte puede ser para movimientos verticales, horizontales o para ambos. En aquellos parkings en los que su distribución impida algunos movimientos de giro con el coche, el palet puede estar situado en una plataforma giratoria que permitirá orientar el coche correctamente para poder ser recogido por el sistema de transporte interno.

3. El palet con el coche es depositado en la plaza vacía asignada. Generalmente esta operación se realiza intercambiando el palet que transporta el coche por otro vacío que se encuentra en la plaza a ocupar.

Echando un vistazo a la historia de este tipo de garages podemos ver que se trata de un concepto que viene de lejos. Una primera aproximación a los garages robotizados fué el construido en el año 1932 en Cincinnati, USA. La parte automatizada incluía solo el transporte vertical, una vez en la planta adecuada los coches eran aparcados por un operario. Este aparcamiento tenía capacidad para 400 coches y estuvo en activo hasta 1979.

robotic parking robotizado
© Wöhr

El primer garaje robotizado como tal fue construido por Krupp en 1958 en la sede de Deutsche Bank en Munich. Y cabe decir que aun sigue funcionando con las mismas piezas con las que fue fabricado.

El segundo realmente importante fue el del Hotel Lotte en Seul, construido también por Krupp en 1984 y que realiza alrededor de 1.200.000 operaciones de aparcamiento al año, mas o menos unas 3.000 al dia.

Entre las ventajas de los parkings robotizados está su gran rendimiento, ya que se consigue alojar el triple de vehículos que en un parking convencional. Además ofrecen una mayor seguridad para los vehículos, protegiendolos de robos y vandalismo al no producirse la entrada de personas en el sistema. Con un sistema de identificación del propietario adecuado, se hace practicamente imposible su robo.

Entre sus inconvenientes podrían estar el consumo energético y la dependencia de la automatización que nos puede jugar malas pasadas en caso de fallos del sistema o cortes de energía, aunque pueden contar con sistemas de respaldo y grupos electrógenos de emergencia.

Actualmente existen ya bastantes empresas que realizan este tipo de instalaciones. En España tan solo están ofreciendo este producto Mecalux y Klaus Ibérica. A nivel internacional las compañias más conocidas son la alemana Wöhr y la estadounidense Robotic Parking. En sus respectivas webs podeis encontrar una gran cantidad de información y animaciones explicativas del funcionamiento de estos parkings, especialmente en la web de Wöhr.

Este artículo es una propuesta de un lector habitual, Caye, que además se ha molestado en recopilar y facilitarme toda la información sobre el tema. Muchas gracias