Proyecto Burj al-Taqa / Gerber Arquitectos

Curiosamente en el Golfo Pérsico, la región de los pozos de petróleo, los edificios sostenibles despiertan interés. Un grupo de arquitectos alemanes dispone ya un proyecto a vender. Su nombre: Burj al-Taqa o Torre Energética, que mide 322 metros de altura y que estará destinada a oficinas, viviendas, un centro comercial y un hotel.

La Torre Energética es un milagro de la técnica y un lugar para el disfrute. Sus creadores, los arquitectos Gerber, están muy lejos del desierto arábico: su despacho se encuentra en Dortmund, en el noroeste alemán.

rascacielos ecológico

La Torre Energética ha sido diseñada en dos niveles. Por un lado se ha querido ahorrar el 60% de la energía que consume un rascacielos tradicional y, por el otro, se ha ideado el modo de que la torre genere por sí sola el 40% restante de energía que necesita.

Un enorme parasol giratorio de 4.000 metros cuadrados rodea el edificio de arriba abajo. Se mueve tras el sol, de esta manera, da sombra pero no quita luz, y los paneles fotovoltáicos que lo cubren aprovechan los rayos para producir electricidad.

En la parte inferior del rascacielos se ha situado una zona comercial de tres plantas cuyos techos están igualmente dotados de células fotoeléctricas. Esto son otros 8,000 metros cuadrados más de energía solar.

burj al taqa gerber

Junto al rascacielos, una “isla solar” refresca el ambiente. Sobre ella, unos espejos curvados recogen los rayos del sol y los usan para calentar agua. Este proceso desprende energía y esta se utiliza para la refrigeración del edificio, en la punta de la torre también se a colocado una turbina que produce electricidad a partir de la fuerza eólica.

Un sistema especial de acristalamiento evita que sol que entra, caliente en exceso el interior, y permite que se creen corrientes de refrigerantes. Así, junto al aire acondicionado accionado por medio de la energía solar, el mismo viento se encarga de mantener la temperatura.

La fachada de la Torre Energética es completamente transparente, esto ayuda a aprovechar mejor la luz del día, aunque esto no es suficiente para iluminar la zona central, para ello se han colocado unos espejos heliostáticos que captan luz en la terraza del rascacielos y la conducen hasta la primera planta a través de un conducto que recorre el centro del edificio.

burj al taqa dubai

Aunque los precios del combustible en esta región no alcanzan los niveles occidentales, el calentamiento global y la eficiencia energética se están convirtiendo también en tema de debate.

La torre ha sido diseñada para la región climática del mundo árabe, pero fácilmente se podría acoplar a cualquier parte del mundo. En definitiva, evitar que el aire fresco salga, o mantener en el interior el calor generado, es tan solo cuestión de sencillos cambios.

En cuanto al coste, merece la pena invertir en energías renovables. Según todos los pronósticos, la inversión inicial va a resultar más barata de lo que costarán las reparaciones a posteriori si el cambio climático sigue el curso actual.