Campus Justicia Madrid: Juzgado de Guardia / Enguita & Lasso de la Vega + Azpilicueta

El equipo formado por Enrique Azpilicueta, Paloma Lasso de la Vega y Luis Enguita ha resultado ganador en el concurso de arquitectura convocado para elegir el diseño de uno de los últimos edificios del Campus de la Justicia de Madrid que quedaban por asignar, el del Juzgado de Guardia.

El edificio responde, como casi todos los diseños que se han presentado ya para otros edificios del campus, a las espectativas de calidad y singularidad de muchos de los que seguimos con interés esta gran apuesta arquitectónica que aglutinará todas las dependencias judiciales de la capital.

El siguiente texto describe el edificio de manos de los propios autores.

Introducción

Un espacio destinado a la justicia es ante todo un espacio ritual. El edificio destinado a juzgados de guardia pone de manifiesto la permanencia y continuidad de la justicia en el tiempo y su alcance en el espacio. Dentro del Campus de la justicia de Madrid este edificio estará en funcionamiento las veinticuatro horas del día. Es un edificio en movimiento permanente, como la materia, los seres humanos o el universo.

La representación del movimiento es consustancial al arte desde sus orígenes. La elipse aparece ya como forma simbólica en grabados rupestres neolíticos en los que se pretende representar la creación como resultado del movimiento. El pensamiento simbólico y el científico coinciden al afirmar que las formas que gobiernan las leyes del movimiento continuo en el macrocosmos y en el microcosmos son elípticas.

Concepción Arquitectónica

Se ha desarrollado una investigación de las posibilidades espaciales y formales capaces de dar carácter al Campus de la Justicia sin alterar el concepto básico del cilindro. Esta investigación propone el estudio de la elipse como forma simbólica. Con ello se pretende profundizar en las tipologías definidas por el plan de urbanismo y a la vez desarrollar un lenguaje arquitectónico contemporáneo, fluido y de apariencia cambiante.

La superposición de plantas elípticas giradas potencia la expresividad de la volumetría, dando como resultado un edificio espectacular que se transforma a medida que nos desplazamos por sus alrededores. Esta disposición mantiene un diálogo con el resto de tipologías circulares y le confiere un carácter individual al edificio. Un carácter móvil, cristalino y evanescente que lo hace atractivo y reconocible por los futuros usuarios.

Desde el exterior del edificio vemos sus plantas girar, generando espacios diversos con terrazas y patios en forma de media luna. Los espacios interiores son fluidos, pulcros y sensuales. Al recorrer su interior comprendemos que las estancias y las secuencias espaciales se nutren del movimiento de las formas, de los cambios imprevistos de extensión y de la dilatación lenta de los recorridos.

La envolvente de fachada se resuelve mediante una doble piel, responsable de la protección del edificio. Una piel interior de vidrio constituye el cerramiento de cada planta elíptica. Una segunda piel, resuelta con malla de fibra de vidrio de color blanco, envuelve todo el conjunto. Esta envolvente exterior puede ser transparente u opaca, dejar pasar el aire o no, en función de los acabados o capas de que disponga.

Cada elemento de fachada se ha diseñado en virtud de su parámetro de incidencia solar, de tal modo que abriendo o cerrando la trama de la malla de fibra de vidrio se puede disminuir hasta en un 70% la incidencia del sol sobre la fachada. Con ello se reduce considerablemente el consumo energético del edificio y se aumenta el grado de confort ambiental, contribuyendo así a la sostenibilidad general del Campus de la Justicia.

Organización General

La organización general del edificio deriva de la consideración de tres tipos de espacios unidos por tres recorridos independientes y diferenciados: el espacio destinado al público, el destinado a Jueces y personas pertenecientes a la administración de justicia, y el destinado a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y detenidos.

El espacio del público:

El público se concentra en las zonas de atención de planta baja (información, registro, salas de abogados y procuradores, secretarías de juzgados de guardia, cafetería y otros) y en las zonas de acceso, espera y estancia a salas de vistas, todas ellas contenidas en la primera planta. De esta forma el recorrido público por el edificio queda minimizado a planta de acceso y primera, aumentando considerablemente la seguridad. Estas dos plantas del edificio están unidas por una rampa que es prolongación del mostrador de secretarías y atención al público de planta baja.

El espacio de jueces y personas de la administración de justicia:

Todas las salas de vistas se sitúan en planta primera. En esta planta los espacios de reunión y estancia destinados a jueces y personal de la administración de justicia están comunicados con los corredores perimetrales, abiertos a las terrazas, y tienen vistas al entorno del campus. Los espacios de espera a la entrada de salas son de amplias dimensiones. Las salas de vistas cuentan con accesos diferenciados para jueces, funcionarios, público, testigos protegidos y detenidos.

El espacio destinado a juzgados se sitúa fundamentalmente en plantas superiores. Los juzgados de juicios rápidos de violencia doméstica, de faltas de instrucción y de juicios rápidos de instrucción se concentran en las plantas segunda y tercera. Los juzgados de guardia de detenidos y de violencia doméstica están situados en la planta sótano primero, próximos al área de detenidos. El juzgado de guardia de diligencias se sitúa en planta baja, donde se encuentran también las secretarías de todos los juzgados de guardia.

El espacio destinado a cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y detenidos: La planta última alberga todos los departamentos de la policía judicial y de las distintas fuerzas de seguridad del estado presentes en el edificio. En las planta sótano segundo se sitúan las dependencias de detenidos y los departamentos de control y vigilancia de los mismos. Esta planta está comunicada directamente con las salas de vistas y con la dársena, que se conecta a los túneles que comunican la totalidad de los edificios del campus, por la cual se realizan las labores de carga y descarga.

Con esta disposición se dota a todos -público, abogados, procuradores, jueces, personal de la administración de justicia, y fuerzas de seguridad del estado – de espacios en adecuada relación con el entorno, iluminados y ventilados naturalmente. Todos estos espacios disponen de recorridos independientes evitando así encuentros no deseados.

El edificio propuesto cumple con los objetivos de funcionalidad, seguridad, sostenibilidad medioambiental y viabilidad económica exigidos por el Campus de la justicia de Madrid.

Concepción Estructural

La estructura de las plantas sobre rasante, concebida en hormigón armado, está constituida por anillos elípticos continuos exteriores e interiores y se apoya sobre dos coronas concéntricas de soportes distribuidos circularmente cada 30º. La estructura horizontal, con vuelos variables, se resuelve con una solución inspirada en el edificio para la Johnson Wax de F. Lloyd Wright.

Las superficies cónicas –hacia fachada y patio central- trabajan como láminas comprimidas, ya que se aprovecha la condición de las elipses como formas cerradas y continuas, constituyendo un doble anillo -de tracción en el perímetro exterior y de compresión en el patio central-. De este modo se obtiene una estructura con un comportamiento mucho más predecible y controlable que el clásico voladizo, ya que no existen elementos trabajando en flexión. Por otra parte, la gran cámara generada bajo el suelo técnico facilita la distribución de instalaciones de gran sección.

La estructura bajo rasante se plantea con un sistema convencional en hormigón armado a base de pantalla perimetral y estructura de soportes y losa en el interior. La ley geométrica de pilares es circular. Los dos núcleos verticales con escalera –que serán el sistema de estabilización frente a esfuerzos horizontales- arrancan desde la cimentación.