Centro Internacional de Convenciones de Madrid: 1ª fase de obras

Madrid Espacios y Congresos ha publicado un concurso público, por procedimiento abierto, para iniciar la primera fase de las obras del Centro Internacional de Convenciones de la Ciudad de Madrid (CICCM), con un presupuesto de ejecución de 15.900.000 de euros. El edificio estará situado junto a las cuatro torres de La Castellana, en el nuevo skyline de la capital.

Centro Internacional de Convenciones

El plazo para la presentación de ofertas finalizará el próximo día 10 de noviembre y está previsto que se realice la adjudicación en la primera semana de diciembre.

El proyecto de ejecución recogido en el concurso se refiere al movimiento de tierras, vaciado e instalación de pantallas perimetrales.

El conjunto propuesto para el Centro Internacional de Convenciones se organizará como una estructura luminosa de diferentes plantas, apiladas dentro de una gran torre circular. El edificio se construirá como una figura cilíndrica sobre un basamento. La figura cilíndrica, en posición vertical estará configurada por dos grandes superficies, levemente convexas, abiertas a oriente y poniente.

Para Madrid Espacios y Congresos, que gestiona el Palacio Municipal de Congresos y el Recinto Ferial de la Casa de Campo, entre otras instalaciones, incluir el nuevo Centro Internacional de Convenciones dentro de sus activos es muy importante porque le va a permitir ampliar su volumen de negocio, además de contar con un equipamiento internacional de primera línea, que se unirá a otros dos actualmente en construcción: el Centro de Tenis “Caja Mágica” y el Centro de Deportes Acuáticos.

El nuevo complejo de convenciones se erigirá en el mejor emplazamiento posible: la Castellana, el eje cultural y de negocios estratégico de la ciudad, con un marcado carácter central y vertebrador del este y el oeste.

“Madrid, donde no se pone el sol” es el título del proyecto realizado por el equipo de arquitectos madrileños de Emilio Tuñón, Luis Moreno Mansilla y Matilde Peralta del Amo que nace para ser un polo de atracción en la ciudad, además de convertirse en un centro de reuniones de prestigio internacional. El edificio establecerá estrategias de convivencia con las cuatro torres del paseo de la Castellana y convivirá, de igual a igual, con ellas, en opinión de los autores.