Nueva Sede Corporativa BBVA Madrid / Herzog & De Meuron (Nota técnica propuesta arquitectónica)

Los solares que el BBVA ha adquirido para su nueva sede están situados en la periferia de Madrid. Están rodeados de carreteras, oficinas, centros comerciales y edificios residenciales en pleno desarrollo.

Se trata de un “territorio sin cualidades”, un lugar desértico. Proponemos crear un jardín artificial, un oasis, generado desde dentro hacia fuera. Un lugar donde el medio natural y los edificios estén en equilibrio y funcionen como una pequeña ciudad.

vista diurna del complejo BBVA Madrid

Una estructura lineal, compuesta por edificios de tres alturas, pequeñas calles y jardines, se despliega sobre el emplazamiento como una alfombra adaptándose a la topografía. En analogía a un jardín árabe, se genera un microclima fresco y húmedo. Cada puesto de trabajo dispone de una “vista verde”. Este trazado, con sus ramificaciones horizontales, responde mejor al mundo de trabajo actual que a las grandes y continuas plantas en los edificios de oficinas, en las que el trabajador acaba por sentirse como un número.

El conjunto promueve la comunicación: los usuarios caminan, en lugar de coger ascensores, se encuentran los unos con los otros. Un alto grado de transparencia provoca un sentimiento de unión, mientras que las unidades relativamente pequeñas permiten la identificación del empleado dentro de su grupo específico. Cuatro edificios existentes se integran en la estructura lineal. Patios lineales cortan su masa relacionándolos con los nuevos edificios.

Para dar visibilidad al BBVA en la silueta de la capital, la alfombra se recorta siguiendo una forma casi circular y se posa en vertical: el resultado es una Plaza y una delgada Torre en forma de disco.
Plaza y Torre anclan el conjunto, proporcionando orientación. La entrada principal y varios servicios comunes del campus se conectan los unos con los otros alrededor de la Plaza. La torre contribuye a la diversidad de espacios de trabajo; en ella se encuentran las oficinas con vistas a la ciudad y a la Sierra de Madrid.

En la Plaza se plantan árboles que proveen generosas sombras y una laguna que humidifica el aire y actúa, a su vez, como depósito de agua. Tanto los edificios como los jardines y las calles asumen el principio lineal. Cada área se distingue a través de árboles específicos, plantaciones de densidad y forma variable, que contribuyen a crear un carácter individual en el marco global de la Alfombra.

diagrama planta bbva

Recursos Naturales

El diseño se ajusta a las condiciones climáticas y hace un uso eficiente de los recursos energéticos. Se maximiza el uso de la luz natural disponible y al mismo tiempo se sombrean, en los meses de verano, los jardines y las calles. Notables voladizos y estructuras de brise – soleil protegen las oficinas de la luz directa del sol. Las necesidades de iluminación artificial y de climatización (aire acondicionado), que son los aspectos donde los edificios de oficinas consumen mayor energía, se mantienen en un nivel muy controlado. La ventilación natural es solamente necesaria para proporcionar aire fresco a los puestos de trabajo, las ventanas son practicables para crear ventilaciones cruzadas. Mecanismos retráctiles en la cubierta ayudan a controlar la temperatura de los jardines. El agua necesaria para activar las losas estructurales se obtiene del subsuelo para aportar el calor o el frío necesarios. Las células fotovoltaicas en la cubierta, así como el aprovechamiento de las aguas residuales y de la lluvia, completan el concepto general de sostenibilidad.