Nueva terminal del aeropuerto de Pekín (Beijing) / Norman Foster

Pekín (este verano nos vamos a hartar de oir su nombre en mandarín, Beijing ) acaba de inaugurar una de las mayores obras llevadas a cabo en la ciudad con motivo de la celebración este verano de los juegos olímpicos, se trata de la nueva terminal del aeropuerto, diseñada por el arquitecto británico Norman Foster.

Esta nueva terminal (la nº 3) es un edificio apuntalado por columnas rojas y con un elegante techo inclinado dorado, dotado de grandes tragaluces. El edificio pretende evocar los palacios imperiales y los templos de la capital china.

El enorme interior tendrá 64 restaurantes, 84 tiendas y un sistema de manejo de equipaje de la más alta tecnología. Un tren de alta velocidad transportará a los pasajeros a la ciudad, mientras que la pista de aterrizaje es capaz de recibir a los aviones más grandes del mundo.

El terminal es uno de los proyectos importantes de las olimpiadas, y fue diseñado para aliviar el flujo de pasajeros de los otros dos terminales y recibir al creciente número de visitantes a Beijing, que se estima alcanzará los 64 millones de pasajeros este año y que podría crecer hasta los 75 en los próximos.