Inaugurado el monumento de Caja Madrid en Plaza de Castilla (“obelisco”)

Recuerda a la columna infinita de Brancusi en la ciudad rumana de Targu Jiu, pero se levanta 93 esbeltos metros sobre un subsuelo recorrido por un viario soterrado, dos líneas de metro e infinidad de galerías. Es el recién inaugurado monumento de Santiago Calatrava, la primera muestra de este arquitecto en Madrid, una singular referencia al paisaje urbano de la capital donada por Caja Madrid.

obelisco plaza de castilla madrid

Aunque ha sido la entidad bancaria la que ha donado la obra a la ciudad, del mantenimiento se encargará el Ayuntamiento de Madrid. Este monumento es el fruto del “esfuerzo compartido de toda la sociedad por alcanzar cotas mayores de cultura y desarrollo” y una muestra más de la “estrecha colaboración que Caja Madrid y el Ayuntamiento mantienen en numerosas acciones de conservación del patrimonio y promoción cultural, medioambiental y social. Un entendimiento del que el beneficiario es la ciudadanía”, ha afirmado el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, durante el acto presidido por SS.MM. los Reyes.

Revestido de 493 lamas de bronce, se eleva hacia al cielo gracias a la sensación de movimiento helicoidal ascendente, justo en el punto de intersección entre el nuevo eje financiero de la zona Norte de Madrid, en torno a las Cuatro Torres, el futuro Centro Internacional de Convenciones y la Prolongación de la Castellana, y el eje Sur que conduce hacia el ámbito cultural de Recoletos-Prado. “Pocos lugares -ha dicho el alcalde- son más significativos para transmitir, mediante el genio de Calatrava, el diálogo entre tradición y modernidad que conforma todas las cosas de Madrid”.

Su propia construcción, extraordinariamente compleja debido a un subsuelo que impedía apoyar el monumento directamente, poco tiene que ver con un obelisco. El alcalde ha insistido en que el monumento no es un obelisco al carecer de forma de pilastra de sección cuadrada y de remate piramidal.

Madrid da las gracias

“Ninguna ciudad posee mayor riqueza que la vitalidad de las instituciones nacidas en su seno. Por eso, Madrid se honra hoy en recibir este monumento conmemorativo del Tercer Centenario de Caja Madrid como testimonio de los lazos que históricamente han vinculado a esta relevante institución financiera con la ciudad cuyo nombre ostenta”, ha afirmado el alcalde.

En 1702 el padre Francisco Piquer creó el Monte de Piedad. Desde entonces, Caja Madrid ha crecido con la sociedad madrileña y ha sido “parte importante en su progreso económico y cultural”, trascendiendo de su actividad bancaria para crear “oportunidades de reequilibrio social en el ámbito de la educación, la cultura o la integración”. El monumento de Calatrava es, en opinión del alcalde, “un ejemplo de la extraordinaria capacidad técnica de las empresas españolas”.

Ruiz-Gallardón ha querido hacer extensivo su agradecimiento a la Corona. “Si en el pasado el apoyo de la Corona a la iniciativa civil fue decisivo para consolidar Caja Madrid, hoy podemos sentirnos orgullosos de que el actual dinamismo de ésta responda a las condiciones de paz, estabilidad y bienestar que, gracias a Vuestras Majestades, y al conjunto de la sociedad española, ha conocido nuestro país en los últimos 34 años, sin duda los más prósperos y pujantes de toda nuestra Historia”.