Operación Chamartín, Madrid: Aprobado el plan parcial

La prolongación de la Castellana contribuye al reequilibrio territorial y refuerza nuestra competitividad, generando inversión y empleo en tiempo de crisis.

Aplica un modelo de urbanismo que prolonga la Castellana en 2,6 kilómetros, destina 305.000 m2 a equipamientos y 542.000 m2 a zonas verdes, incluyendo un gran parque de 130.000 m2.

Además, se destinan 1.204.000 m2 a oficinas, 165.000 m2 a uso hotelero y otros 165.000 a comercial. Se prevé construir 17.000 viviendas, 4.000 de ellas protegidas.

render_opcham

Las nuevas infraestructuras potencian el transporte público y la movilidad blanda, con cinco nuevas estaciones de Metro, dos de Cercanías y 22 kilómetros de red ciclista.

Los trabajos, con una inversión de 11.000 millones de euros en 12 años, se iniciarán en 2011 y fomentarán la creación de 20.000 empleos de media sostenidos hasta el final del proyecto.

Avanzar en el reequilibrio territorial eliminando el efecto barrera provocado por una infraestructura ferroviaria potente; reforzar la competitividad contribuyendo a crear la ciudad financiera que Madrid siempre quiso tener; dinamizar la economía local y nacional al generar inversión y empleo en tiempos de crisis; mejorar las infraestructuras de movilidad, y configurar una nueva centralidad dotada de iconos arquitectónicos que contribuirá a fortalecer este espacio de actividad estratégica y a reducir la presión terciaria sobre el centro urbano haciéndolo más habitable. Son los objetivos prioritarios del Plan Parcial Prolongación de la Castellana que ha aprobado hoy inicialmente la Junta de Gobierno con los criterios de sostenibilidad más avanzados en el planeamiento urbanístico.

[leer más]