Reforma del entorno del Puente del Rey, Madrid

El Puente del Rey ha pasado de estar al servicio de los vehículos a estar reservado exclusivamente a peatones y ciclistas. El pasado 11 de Diciembre quedó inaugurada esta actuación, que une e integra mejor la Casa de Campo con la ciudad de Madrid. Se trata de la primera actuación realizada dentro del gran plan Madrid Rio, ideado para reintegrar el Rio Manzanares en la ciudad.

En total son 270.000 metros cuadrados puestos a disposición de los ciudadanos, de los que más de 190.000 corresponden a zonas verdes. Un espacio accesible en que el Ayuntamiento ha creado más de 3,6 kilómetros de itinerarios peatonales, y en el que ha plantado cerca de 2.000 árboles y 60.000 arbustos.

puentedelrey_3

Además, la Puerta del Rey, antes degradada y casi oculta por el tráfico, recupera su posición y forma original, así como su función de acceso a la Casa de Campo. En ese mismo punto los trabajos han incluido la restauración de la fuente y la plaza ajardinada, antesala del futuro centro de interpretación de la Casa de Campo que se ubicará en el Palacete de Vargas.

Esta ‘operación’ ha devuelto a los ciudadanos un gran patrimonio histórico y ambiental, que hasta ahora permanecía oculto por el asfalto, los vehículos, el ruido y la contaminación.

Las obras también incluyen la apertura de dos tramos del “Salón de Pinos”, comprendidos entre el Puente de Segovia y la avenida de Portugal, y entre el Puente del Rey y San Pol de Mar. Ambos están entrelazados por la Plataforma del Rey, un nuevo espacio singular y polivalente de 14.716 m2, destinado y preparado para la celebración de acontecimientos ciudadanos, culturales y artísticos, que tiene como decorado una de las mejores vistas de Madrid: su cornisa histórica.

Otras actuaciones ya terminadas son la reforestación y ajardinamiento de una parte de la calle de Aniceto Marinas y del talud de la glorieta de San Vicente, donde se ha construido un mirador; la segunda fase de la Huerta de la Partida; el remate de la urbanización de la avenida de Portugal, y la mejora de las conexiones entre ambas márgenes del río, gracias a la restauración de una presa y una pasarela.

La remodelación de Calle 30 (que empezó el 24 de septiembre de 2004 y concluyó 970 días después, el 8 de mayo de 2007) fue el inicio de esta transformación. Madrid Río, actualmente en ejecución, es la segunda parte de esa metamorfosis y fruto de un intenso ejercicio de diálogo y participación. El equipo dirigido por el arquitecto Ginés Garrido ganó el concurso internacional de ideas; a continuación, el Ayuntamiento empezó a tramitar el Plan Especial.

Es la recta final de un proyecto que concluirá en 2011, cuando finalicen todas las actuaciones comprometidas para la actual legislatura. En ese momento Madrid habrá reincorporado plenamente el río Manzanares a la vida de la ciudad, como protagonista de un gran eje medioambiental, cultural, lúdico y deportivo abierto a todos los ciudadanos.