Torre Elithis, Dijon (Francia) / Arte Charpentier Architectes

La ciudad francesa de Dijon, alberga desde el pasado mes de abril un edificio de oficinas de concepción energética muy avanzada que le permitirá ser no solo autosuficiente, sino energéticamente excedentario, según sus promotores, la ingeniería Elithis.

El Director General de esta empresa de tamaño mediano (70 empleados) especializada en la alta eficiencia energética de la construcción, Thierry Bièvre, impulso este proyecto con la intención de poner a su empresa al frente de las soluciones edificativas concienciadas con la lucha contra el cambio climático.

Ayudado del arquitecto Jean-Marie Charpentier (Arte Charpentier Architectes, que realizó entre otros la Opera de Shanghái), ambos estudios diseñaron una torre de 10 plantas y 5.000 m2 de oficinas que consume apenas 20 kWh/m2/año y emite seis veces menos gases de efecto invernadero (GEI) que un edificio tradicional.

Además, el proyecto se concibió como un laboratorio de experimentación energética ya que lleva nada menos de 1600 sensores encargados de recoger información y de regular los sistemas de aire y luz. Los ahorros generados en términos de energía y emisión de GEI aparecen en directo en un cartel luminoso delante del edificio.

“Para hacer un edificio a energía positiva, basta con que produzca más energía que lo que consume” dice Thierry Bièvre. Pero aquí, lo han hecho al revés: han querido minimizar el consumo energético antes de pensar los elementos de producción.

TourElithis_render_vista_aerea

El resultado es el siguiente: Primero un muro pantalla de madera acristalado a 75% para maximizar la luz natural dentro de la torre. Al mismo tiempo para garantizar la comodidad en verano, se ha añadido delante de la fachada un escudo solar en acero especialmente diseñado por el arquitecto que sigue el recorrido del sol y tiene en cuenta la protección de los edificios vecinos de tal forma que limita la entrada de rayos a la vez que deja libres al máximo posible las vistas hacia el exterior.

El segundo concepto consiste en un sistema de ventilación “de triple flujo” patentado por Elithis: se trata de una ventilación doble flujo tradicional a la que se añaden obturadores automáticos repartidos por toda la fachada. Cuando se abren, el sistema de doble flujo para y el aire exterior entra, empujado por el sistema de aspiración que sigue funcionando. Este invento permite limitar considerablemente el uso de la ventilación en otoño y primavera e incluso verano. Se regula despacho por despacho para adaptarse a las necesidades de cada usuario. En invierno, el sistema recupera el calor producido por los servidores informáticos, los equipamientos de la cocina del restaurante y se completa con una caldera a madera que consume 10m3/año (el equivalente de una vivienda unifamiliar).

Con todo esto se consigue un consumo de 70 kWh/m2/año. Para dar los últimos pasos hacia la energía positiva, el edificio cuenta primero con 330 paneles solares fotovoltaicos en el techo que generan 82.000 kWh/año (permite reducir el consumo a 20kWh/m2/año) y segundo con la colaboración de sus usuarios. Son efectivamente ellos quienes manejan los últimos 20kWh/m2/año y pueden permitir por su comportamiento cívico (apagar los ordenadores, coger la escalera en vez del ascensor…) que el edificio Tour Elithis alcance la “energía positiva”.