Iluminación LED de monumentos. El Alcazar de Toledo

Son muchas las ciudades que están tomando en consideración la importancia de la iluminación de sus principales monumentos como un activo turístico más. Este hecho se ha visto impulsado con la aparición de una tecnología que por duración, bajo mantenimiento y bajo consumo se adecua perfectamente a este fin: la iluminación con LEDs de potencia.

Los LED iluminan como ninguna otra fuente de luz nuestro entorno urbano, y de una manera práctica y estimulante. Son muy adaptables y permiten a los diseñadores alejarse de la iluminación estática del pasado y atreverse a crear unos ambientes flexibles capaces de cambiar, por ejemplo, con el tiempo o la estación, así como aportar una nota de color alegre adicional en los días festivos. Y todo ello con un consumo de energía equivalente a una parte muy pequeña de las técnicas de iluminación convencionales.

Iluminación LED del Alcazar de Toledo
Foto: Jav

Un ejemplo del uso de esta nueva forma de iluminación monumental es el Alcazar de Toledo, que además desde hace poco acoge el Museo del Ejército. La nueva iluminación es un proyecto promovido por el Ayuntamiento de Toledo, realizado por la empresa SICE y coordinado por el ingeniero municipal Gerardo González Cantos con la asistencia de la Oficina Técnica de Philips Alumbrado.

La iluminación se consigue mediante el uso de más de 120 proyectores desde el suelo, pero remarcando los detalles, como las portadas de ventanas y balcones, troneras y tejados, mediante más de 730 luminarias lineales LED. Se pretende con ello impulsar la “postal nocturna” de Toledo en una ciudad que aún siendo de las más visitadas de España aún tiene pendiente la asignatura de mejorar la baja tasa de pernoctaciones. Es decir, mejorar la rentabilidad turística de Toledo mediante la iluminación de sus monumentos.

Las luminarias LED tienen, además de las ventajas mencionadas anteriormente, mucha más versatilidad a la hora de ser colocadas en puntos de los monumentos de dificil acceso para instalación o mantenimiento.

Esta características es la que a buen seguro va a propiciar una nueva concepción en la iluminación nocturna de edificios y monumentos al poder conseguir unos resultados más estéticos que los que proporciona la iluminación convencional, así como un mayor ahorro energético y menor contaminación lumínica del cielo.