Solar City Tower, Rio de Janeiro (Brasil) / RAFAA Architecture

La ciudad de Rio de Janeiro, que organizará los Juegos Olímpicos de 2016, pretende contruir una gran estructura en una de las islas de su litoral con una doble finalidad icónica y energética.

Se trata de una torre que contará con una base de paneles solares encargados de suministrar energía a la villa olímpica. La energía sobrante para este propósito será usada para bombear agua a la cima de la torre que acompañará dichas placas fotovoltaicas, dando lugar a una espectacular cascada artificial de 60 metros de altura.

Esto generaría un singular y único atractivo turístico a añadir a los que ya tiene la ciudad. La torre, situada en la isla Cotonduba, está diseñada pensando además en actuar como privilegiado mirador de la ciudad desde el mar. Sería también visible desde los aviones que llegasen a Rio puesto que se encuentra al lado de una de las rutas de aproximación del aeropuerto.

De momento se trata solamente de una propuesta a valorar por las autoridades pertinentes.