Casas prefabricadas, la alternativa económica al ladrillo

En los últimos años la burbuja inmobiliaria y la crisis económica han provocado que poseer una vivienda propia se convierta en un lujo cada vez más difícil de alcanzar. El ladrillo parece prohibitivo para una gran cantidad de personas y parejas con bolsillos apretados y que desean tener un hogar en propiedad. Pero hay una alternativa que resulta más económica que el ladrillo: las casas prefabricadas.

casa_modular_a-cero_07

Es probable que hayas oído hablar de ellas pero no sepas a ciencia cierta cuáles son sus principales características. Muchos expertos sostienen que el futuro de la vivienda pasa cada vez más por estas construcciones prefabricadas.

¿Cómo son las casas prefabricadas? Son viviendas construidas por secciones modulares de forma estandarizada, fabricadas previamente en unas instalaciones industriales y transportadas hasta el que será su lugar de emplazamiento, donde se finalizará su ensamblaje y se prepararán los cimientos y la instalación de suministros eléctricos y de agua.

Lo único que se necesita es una parcela de una superficie superior al mínimo establecido por la ley para instalar una de estas casas modulares, escoger la empresa fabricante de entre las muchas que se dedican a estas construcciones y elegir el modelo y la distribución modular de la que en poco tiempo será nuestra casa.

Se fabrican por encargo para que estén personalizadas siguiendo las necesidades del cliente, aunque también se fabrican casas estándar para su venta más barata y entrega más rápida. La flexibilidad en cuanto a dimensiones, diseños y distribución de habitaciones y plantas es muy amplia.

Lejos de lo que muchos podrían imaginar, son casas muy cómodas y confortables, que logran un sobresaliente nivel de aislamiento térmico y acústico. Nada de calor insoportable en verano y frío excesivo en invierno, sino que hablamos de casas perfectamente preparadas para vivir de la misma manera que en una casa de ladrillo.

casa prefabricada

Las casas modulares son muy populares en Estados Unidos, Canadá y algunos países del norte y centro de Europa, y en España cada vez están más extendidas y cuentan con mejor imagen. Y es que la posibilidad de tener una vivienda unifamiliar amplia, con una o dos plantas y garaje, a modo de chalet, es posible a partir de 500 euros por metro cuadrado. Es habitual que el precio de la parcela más el de la casa prefabricada sea equivalente o inferior al de un piso en una ciudad, por lo que merece la pena.

Las viviendas prefabricadas son más baratas porque su construcción es más rápida y eficiente, al producir casas de forma estándar combinando módulos para configurar las diferentes estancias. En cuanto a los materiales, los más empleados suelen ser hormigón armado, metal o madera, aunque cada vez se introducen y combinan nuevos materiales ligeros y flexibles que dan un gran resultado.

Casa prefabricada cilíndrica

Además, estas casas prefabricadas apuestan por la eficiencia energética y el mínimo impacto ambiental. El respeto al medio ambiente es parte de su identidad.

Si el presupuesto para adquirir una vivienda en propiedad es limitado, podemos adquirir una parcela en un lugar donde el precio del suelo sea bajo, deseamos que esté acabada y personalizada en cuestión de varias semanas y nos atrae la posibilidad de vivir en un hogar autosuficiente que se alimente de energías renovables, las viviendas prefabricadas son una opción ideal.