Estadio olímpico de Río de Janeiro 2016, cerrado temporalmente por fallos en estructura

Río de Janeiro anunció este lunes el cierre temporal del estadio Joao Havelange, elegido como estadio olímpico para los Juegos Olímpicos de 2016 y que albergará las pruebas de atletismo, debido a una serie de deficiencias y fallos estructurales encontrados que pueden suponer un riesgo para los aficionados.

interior del estadio municipal joao havelange

El alcalde de la ciudad brasileña, Eduardo Paes, fue el encargado de comunicar la decisión, tras recibir y analizar un informe detallado de la constructora Odebrecht sobre la seguridad que ofrece la estructura del estadio, especialmente ante condiciones meteorológicas adversas como fuerte viento, lluvias y altas temperaturas.

La capacidad actual del estadio es para 45.000 espectadores, aunque se acometerán obras que permitan ampliarla para acoger a 60.000 personas. Este cierre temporal es por tiempo indefinido, de modo que habrá que esperar a que la Alcaldía de Río investigue la situación y vuelva a pronunciarse al respecto. Las autoridades aseguran que no será reabierto hasta tener una solución válida sobre la mesa.

estadio municipal joao havelange

El Joao Havalange, , conocido como ‘Engenhão’ (“gran ingenio”, en su traducción a español), costó aproximadamente 190 millones de dólares. Es uno de los estadios más grandes y modernos de Brasil, ya que fue inaugurado en 2007 para los Juegos Panamericanos.

Allí juegan sus partidos como local el Flamengo, el Fluminense y el Botafogo, debido a que el estadio de Maracaná está en obras por la celebración de la Copa Confederaciones este año y el Mundial de Fútbol de Brasil-2014. En ninguna de las dos citas futbolísticas se usará el Joao Havelange, así que hay tiempo por delante para solucionar los problemas, aunque supone un contratiempo importante.