Las pirámides de Egipto: arquitectura y construcción con 4.000 años de garantía

No tenían tecnología, los avances técnicos eran escasos, no contaban con referencias arquitectónicas previas para semejante reto y el trabajo físico necesario sería impensable en nuestros días. Aún así, los egipcios construyeron las pirámides de Egipto, tan visitadas por los turistas y que siguen fascinando a arquitectos, ingenieros y profesionales de la construcción de todo el mundo.

La 2 de TVE abordó este tema en un documental emitido esta semana en la noche del martes. El enfoque estaba muy bien planteado: ¿Cómo lograron los egipcios acometer semejante edificación?

Las construcciones interaccionan con su entorno y están expuestas a todo tipo de situaciones y condiciones meteorológicas que pueden poner en peligro su integridad y estabilidad.

pirámides de giza

^^ Foto: (cc by) weisserstier

Sorprende que las pirámides de Egipto llevan más de 4.000 años en pie, pese a estar construidas sobre un terreno inestable de arena blanda muy expuesta a corrimientos de tierra. Bajo sus pies, el suelo ha estado desplazándose durante siglos y milenios.

Pero, ¿por qué las pirámides de Egipto han resistido tan bien al paso del tiempo? Para empezar, sus cimientos han de ser muy buenos. Pero el secreto está precisamente en su forma piramidal, que permite que su centro de gravedad esté justo en el medio y bien compensado. La base sobre la que sube de altura buscando la verticalidad es muy resistente.

Otro gran interrogante de la Gran Pirámide de Giza es cómo subieron hasta la parte media y superior de las pirámides más de dos millones de bloques de roca tan pesados que ni cinco hombres juntos podrían mover. Y en una superficie de gran altura y con un elevado grado de inclinación. Y antes de eso tuvieron que fabricarlos y tallarlos perfectamente a mano. Para la época, el reto era descomunal.

Por si fuera poco, los egipcios detectaron a tiempo problemas de desplazamiento de la pirámide y lo corrigieron modificando la inclinación de la misma.

Y es evidente que acertaron, porque la Gran Pirámide de Guiza en Egipto se mantiene en pie y, con 139 metros de altura, fue la construcción de piedra más alta del planeta durante 3.800 años, hasta el siglo XIX.