Mostrando resultados del 1 al 2 de 2

Tema: Valladolid: Remodelación del Mercado del Val

  1. #1 (391040)

    Proyecto Valladolid: Remodelación del Mercado del Val

    El último de los mercados que qudan en Valladolid va a ser remodelado.. remodelarse o morir. Un poco de información.

    » http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/d1/Mercado_del_Val.jpg

    El Mercado del Val es un mercado de Valladolid, en la comunidad autónoma de Castilla y León, España. Se trata del mercado más antiguo de la ciudad que se conserva, tras el derribo de los del Campillo y Portugalete. Está inspirado en Les Halles de París, siendo construido entre los años 1878 y 1892.

    Situación

    Se sitúa en la Plaza del Val de Valladolid, junto a la Iglesia de San Benito el Real

    Historia

    Fue construido totalmente en hierro, con una planta de 112 metros de longitud, totalmente rectangular. Los planos corrieron a cargo del arquitecto Ruiz Sierra.

    Fue retocado en 1900, cuando se desmontó su gran cúpula central.

    No volvería a sufrir ningún cambio en su aspecto hasta 1981, cuando fue restaurado por completo, adquiriendo su aspecto actual.

  2. #2 (391043)

    Predeterminado

    Un nuevo proyecto para el Val plantea construir tres sótanos para aparcamiento
    Ayuntamiento e industriales vuelven a replantearse la reforma de las instalaciones alimenticias incrementando el uso de venta de frescos al de hostelería e incluyendo una mediana superficie


    » http://www.eldiadevalladolid.com/media/imagenes/7E4E50A7-F98F-BEE9-171C9AF06CF59EAC.JPG

    » http://www.eldiadevalladolid.com/media/imagenes/7E4E5133-A0B8-F279-E2F6797465BEAC6D.JPG

    » http://www.eldiadevalladolid.com/media/imagenes/7E4E5181-DA0A-68B0-BDAD82C365DC4A7C.JPG

    » http://www.eldiadevalladolid.com/media/imagenes/7E4E50E5-085C-28AA-A0426A6120956326.JPG

    El proyecto de remodelación del Mercado del Val cambia. Los nuevos hábitos de consumo de los ciudadanos han propiciado la modificación del mismo: tanto en el aspecto arquitectónico y de diseño de la infraestructura, como en lo relacionado a la venta. El nuevo objetivo es combinar el consumo de productos frescos y no perecederos, la línea comercial desde su nacimiento, con la hostelería y el turismo. Y todo con dos ejemplos desarrollados en los últimos años: Mercado de la Esperanza de Santander y Mercado de San Miguel de Madrid. El creciente interés de los ciudadanos por la gastronomía, para la compra diaria, para la degustación o de presentaciones alimenticias ha derivado en conseguir que el Mercado del Val sea un Centro de Cultura Culinaria de Valladolid. Pero esto implica un ambicioso proyecto hasta el punto de que el presupuesto estimado puede hacer ver el concepto que se quiere para transformar estas instalaciones: unos doce millones de euros.
    Partiendo de que la infraestructura de hierro del viejo mercado está protegida, el edificio está declarado como Bien de Interés Cultural, y, por lo tanto, debe respetarse, los industriales tenían muy claro desde el principio de este proyecto que el edificio debía ampliarse de alguna manera ante la necesidad urgente de instalar una mediana superficie para relanzar la oferta de productos frescos y que significase un mayor atractivo para los consumidores. Se contrató un primer proyecto con Mercasa, una empresa pública que, previo pago de 58.000 euros, esbozó un diseño futurista para las históricas dependencias. Pero los industriales y los responsables municipales quieren llegar ahora más allá. Pretenden hacer todavía un proyecto más ambicioso, partiendo de una idea básica: la construcción de un aparcamiento para dar servicio a los posibles clientes.
    El novedoso proyecto afecta tanto al exterior como al interior. Respetando la infraestructura con columnas y traviesas de hierro forjado visto, las cuatro fachadas del mercado estarían acristaladas, es decir, se eliminarían tanto las lamas de cobre como el murete de ladrillo inferior, al estilo de los mercados anteriormente citados. En el interior se crearía un estacionamiento subterráneo de tres sótanos más otro piso inferior donde se instalaría el operador, la mediana superficie. En la planta superior, en la zona de calle, manteniendo la altura real existente, es dónde se diseñaría el nuevo concepto de mercado: los tradicionales puestos de productos frescos que a su vez podrían servir comida y bebida a los clientes, como si de un establecimiento hostelero se tratase. En definitiva, se pretende crear un lugar de convivencia dónde, además de hacer la compra cotidiana, se pueda participar en actividades, degustar lo que se va a llevar a casa o, simplemente, pasear o tomar algo.

    modernización estética. Pero el cambio también pasa por una modernización en cuanto al diseño, ubicación y estandarización de los distintos puestos de los tenderos que, como máximo, se fijarían en unos cuarenta, una cifra que económicamente les permitiría afrontar las futuras y costosas inversiones, junto con las administraciones públicas como el Ayuntamiento de Valladolid, la Junta de Castilla y León e incluso el propio Gobierno de España. En concreto, esta modificación pasaría por la unificación de mostradores y cámaras, de colores por cada uno de los sectores (charcutería, carnicería, pescados, frutas y verduras, panadería, otros productos...), así como del modo de exponer o exhibir los productos.
    Con todo, sin embargo, existen dos cuestiones muy importantes pendientes de salvar: que la Comisión de Patrimonio permita la reforma, en Santander y Madrid sí dieron el visto bueno al entender que se respetaba al máximo tanto la arquitectura como el propio concepto del edificio, y la alta inversión calculada: 12 millones de euros que, parte procederán de subvenciones públicas, y otra parte de los propios industriales, los cuales ya advierten de la imposibilidad de no poder invertir más de 60.000 euros cada uno. Es por esto que están llamando a muchas puertas, organismos públicos y privados, para intentar llevar a cabo el proyecto que supondría un revulsivo económico tanto para sus negocios, pero también para ese céntrico entorno del Val.

    nuevos productos. El concepto que quiere imprimirse en las nuevas instalaciones del Val es, además de vender los tradicionales productos frescos, poder innovar en la ciudad con puestos especializados, por ejemplo, de lácteos, de pasta fresca, de legumbres e incluso de pequeños electrodomésticos o los utensilios para cocinar.
    El mercado pretende ser más que un centro de abastos y es que se pretenden crear salas para la formación del personal o para impartir jornadas o cursos especializados, de almacenes y de un hipermercado que atraiga a más clientes.

    Fuente:
    El Día de Valladolid
    Un nuevo proyecto para el Val plantea construir tres sótanos para aparcamiento - El Día de Valladolid Digital

Tags de este hilo


Search Engine Friendly URLs by vBSEO 3.6.0 RC 2