Cómo conseguir el certificado energético obligatorio para una vivienda

Desde el mes de junio es obligatorio contar con un certificado energético de la vivienda para poder alquilarla o venderla. Se trata de una etiqueta que recoge información sobre el comportamiento energético de un hogar, de cara a que el comprador o arrendatario conozca estos datos antes de tomar una decisión.

El certificado, válido para 10 años y que debe renovarse por parte del propietario, consta de una etiqueta informativa que incluye una calificación de la A a la G. La letra A corresponde a la nota más alta y G a la más baja.

Entre los propietarios reina aún la incertidumbre ante la novedad, pero conseguir el certificado energético es fácil.

Lo primero es elegir un técnico profesional que cuente con la correspondiente habilitación, una información que te podrán facilitar en los registros oficiales de las Comunidades Autónomas. Arquitectos técnicos, ingenieros industriales y aparejadores están acreditados para realizar la certificación energética de un inmueble.

A continuación, debemos solicitar varios presupuestos y elegir aquel que se ajuste a nuestras posibilidades y ofrezca garantías de profesionalidad. El precio es libre, aunque es de esperar que el mercado lo vaya regularizando. Hay que tener cuidado con el intrusismo y los fraudes.

Una vez concertada la cita con el técnico, éste debería visitar la vivienda para realizar una evaluación de sus características antes de hacer el certificado. Si no lo hace y además no pregunta datos básicos sobre el inmueble, debes desconfiar.

El siguiente paso, ya con el certificado hecho, es comunicarlo al organismo que cada Comunidad Autónoma establezca como competente, y abonar las tasas correspondientes por el registro. Unos días después recibirás la etiqueta energética con el número de registro, lo que significa que tu hogar ya está correcta y oficialmente certificado.

No olvides que deberías incluir la calificación de la etiqueta energética en el anuncio de alquiler o venta, incluso en internet, según establece esta nueva legislación.