Crucero por el Caribe en el barco MSC Musica

Una de las formas más cómodas y efectivas para descubrir los encantos del Mar Caribe es a bordo de un crucero como el MSC Musica, un enorme y lujoso barco de la naviera MSC Cruceros que surca las aguas de este legendario mar de playas paradisíacas y paisajes espectaculares para descubrirte lo mejor de las Antillas.

Playa Anse Caritan, Martinica

Este moderno buque botado en 2006 tiene una capacidad de aproximadamente 2500 pasajeros. A pesar de esta gran capacidad cuenta con una gran variedad y amplitud de espacios comunes que permiten disfrutar de todos los servicios sin apreturas. La cantidad de servicios a bordo del barco es enorme al contar con jacuzzis, spa, gimnasio, discoteca, casino, sala de videojuegos, bares, lounges, biblioteca, teatro, etc… así que seguro que no te aburrirás a bordo.

Este crucero por el Caribe nos permite visitar una serie de escalas que encandilarán a los amantes de la naturaleza, las actividades acuáticas, la cultura antillana o sencillamente las míticas playas caribeñas. El recorrido del buque MSC Musica por el Caribe en 2013 y 2014 comienza en el puerto de Santo Domingo para los viajeros procedentes de España o República Dominicana. Los viajeros procedentes de España con el vuelo incluido llegan a la capital dominicana por la noche, por lo que el tiempo es el imprescindible para ir a la terminal de embarque y subir a este espectacular barco. Ya habrá tiempo de disfrutar de Santo Domingo el último dia antes de volver a casa.

La primera escala es en el puerto de La Romana. Este turístico enclave dominicano cuenta entre sus atractivos, además de la propia ciudad de La Romana, con la cercanía a las islas Saona y Catalina, así como a la zona de Bayahibe, todos ellos lugares paradisíacos con playas de arenas blancas y palmeras hasta la orilla del mar. Gracias a que el barco atraca en un muelle dentro de la exclusiva zona denominada Casa de Campo podremos visitar facilmente los Altos de Chavón, una lograda villa que imita el estilo de los pueblos mediterraneos y que está ubicada junto al espectacular paisaje del cañón del rio Chavón.

La siguente parada nos lleva hasta el puerto de Saint John, capital de la isla de Antigua y perteneciente al pequeño país insular de Antigua y Barbuda. Esta colorida y alegre isla de las Antillas, de habla inglesa, nos ofrece sus 365 playas de aguas turquesa, así como interesantes visitas históricas y paisajísticas al mirador Shirley Heights, los astilleros de Nelson o la ruta Fig Tree Drive a través de un reducto de selva pluvial.

Las dos siguientes paradas son en territorio francés, incluso podemos usar nuestros euros en ellas porque forman parte de la Unión Europea. La primera de ellas es la isla de Martinica. Esta isla volcánica ofrece entre sus muchos atractivos las visitas al Jardín botánico de Balata, la villa de Saint Pierre (conocida como la Pompeya del Caribe), que resultó arrasada por el volcán Mount Pelee, las históricas plantaciones coloniales o las playas de postal. La segunda es la isla de Guadalupe. Desde el puerto de atraque, Pointe-a-Pitre, podremos visitar lugares con el Parque Nacional de la Guadalupe, con sus espectaculares cascadas y bosques tropicales, así como las tradicionales destilerías de ron “agricole” o las playas, variadas y para todos los gustos.

Cruceros en el puerto de Philipsburg

A continuación el MSC Musica hace escala en la isla de San Martín, dividida entre Francia y Holanda. El puerto de llegada es Philipsburg, en la parte holandesa (conocida como Sint Maarten). En esta pequeña capital podremos aprovechar para hacer nuestras compras o disfrutar por su agradable paseo marítimo. La isla es pequeña, se puede recorrer en taxi sin que se haga demasiado caro, y así poder visitar la playa Maho Beach, donde los aviones te pasarán a pocos metros antes de aterrizar, la capital de la zona francesa, Marigot, o playas como la espectacular Orient Beach.

La última parada antes de regresar a Santo Domingo nos llevará hasta las Islas Vírgenes Británicas. El puerto de Road Town, en la isla de Tórtola, nos recibirá para ofrecernos algunos atractivos de este mítico archipiélago del Caribe. Allí podremos visitar algunas de sus preciosas playas de agua turquesa como Cane Garden Beach o la más tranquila y casi desierta Brewers Beach entre muchas otras. También podemos escaparnos a alguna de las islas cercanas, como Jost Van Dyke, o la excursión más popular en esta escala, la de los Baños, en la vecina isla de Virgin Gorda, donde asistiremos atónitos al espectacular capricho de la naturaleza que ha dado lugar a preciosas calas escondidas tras pasadizos a través de enormes rocas redondeadas. Toda una experiencia.

El recorrido llega a su fin regresando a Santo Domingo. Una ciudad que no podemos perdernos y cuyo centro histórico, repleto de vestigios del pasado colonial español, está declarado Patrimonio de la Humanidad. Un final de lujo para un recorrido a bordo de un barco preparado para proporcionar una experiencia inolvidable a sus pasajeros.

Por lo que hemos podido ver en la web de MSC, parece ser que para el otoño que viene cambiará el barco y ligeramente el recorrido en la temporada 2014-2015, sin pasar por Santo Domingo e incluyendo el puerto de Castries en la bella isla de Santa Lucía. Igualmente seguro que es un crucero de ensueño y una experiencia que todo el mundo debería vivir alguna vez en su vida.