Venecia, romanticismo entre canales y góndolas

Una de las ciudades más bellas y elegida como destino habitual de unas vacaciones especiales o una romántica luna de miel es Venecia, en Italia. Con permiso de París, Venecia es una ciudad para enamorados y tiene algo especial en el ambiente.

Gran Canal de Venecia

Venecia, conocida como la Serenissima Repubblica y considerada como la Reina del Adriático, cuenta con un interesante pasado naval y comercial. La ciudad está situada en el noreste de Italia, en la región de Veneto, y en ella desembocan los ríos Po y Piave.

Cada año millones de turistas se dejan seducir por los encantos y la historia de esta ciudad tan peculiar a ojos no solo de los visitantes extranjeros, sino de los propios italianos. Pese a contar con 177 canales, 400 puentes y 120 islas, las cifras pueden llevar a engaño, ya que Venecia es una ciudad pequeña y manejable, donde orientarse resulta fácil.

A la hora de preparar un itinerario para conocer Venecia se recomienda descubrir sus encantos a pie, ya que es una ciudad que invita a perderse entre sus numerosos callejones, plazoletas y canales, y así disfrutar de la magia de unas calles donde no circulan vehículos a motor. Esta peculiaridad nos hace viajar al pasado y recrear la vida de los venecianos de antaño.

Venecia está dividida en seis barrios o sestieri. Los más famosos son el de Cannaregio y el de San Marco. Este último es el sestieri más turístico de Venecia, ya que en él se concentran la mayoría de los monumentos de la ciudad.

Pero el mayor centro de atención turística de San Marco se encuentra en la Plaza de San Marcos en Venecia (Piazza di San Marco). En esta plaza encontramos la Basílica de San Marcos, del siglo IX e iglesia principal de Venecia, donde se encuentra el cuerpo de San Marcos. Un gran monumento occidental pero con estructura de estilo bizantino; además, contiene el tesoro de San Marcos, que consta de un rico repertorio de arte sacro.

Si continuamos por esta plaza y pasamos por la Piazzeta di San Marco llegaremos al Canal de San Marcos, en cuyos pies encontramos el Palacio del Duque, el más bello ejemplo de arquitectura gótica en Venecia.

El otro punto de mayor interés turístico de Venecia es el Gran Canal, de unos 3 kilómetros y que atraviesa la ciudad en forma de S. Una buena opción para atravesarlo es mediante los barcos que Venecia emplea como transporte fluvial, ya que recorre todo el canal y se pueden contemplar los espectaculares palacios que lo bordean.

Pero cuando se trata de una escapada romántica a Venecia, conviene atravesar el canal en una de las famosas góndolas. Es el medio de transporte más caro de Venecia y hoy día su uso es turístico, no como medio de transporte habitual. Sin duda merece la pena porque un paseo en góndola por Venecia se convertirá en un recuerdo mágico e inolvidable.

Es una ciudad bella en cualquier época del año, pero el mes más recomendado para un viaje a Venecia es noviembre, ya que está menos masificada de turistas y aún no ha entrado el crudo invierno. Igual de recomendable es visitar Venecia cuando celebran sus carnavales de innegable fama mundial.